Recién casados mi esposa me hizo una advertencia ¨Si yo alguna vez te pillo andando con otra mujer aténgase a las consecuencias¨, muchos años pasaron sin que realmente sucediera algo, pero hace poco se dio cuenta que yo andaba haciendo el amor con otra. Cuándo me confrontó sobre el asunto me dijo, yo te lo advertí de modo que me las vas a pagar, los días pasaron y yo estaba desesperado porque yo sabía que algo tenía que hacer, ella no se quedaba con esa, pero ¿qué haría? Era mi pregunta.

Una tarde lluviosa me invitó que fuéramos a un motel a hacer el amor lo cual no era fuera de lo usual pues a veces vamos a disfrutar del sexo con toda la tranquilidad que dan esos sitios sin niños, sin teléfono, ni nada que interrumpa. Claro que yo notaba una sonrisa en ella que me decía que algo pasaba, pero me imaginé que eran las ganas y lo deseosa que estaba por mí.

Entramos a la habitación y como de costumbre la abracé y empecé a acariciar, nos comenzamos a quitar la ropa, yo me estaba poniendo a mil, me sugirió que me dejara amarrar en el asiento enfrente de la cama que me iba a hacer un streap tease, pero quería que yo no me pudiera mover ni acariciarme. Para eso me desvistió quitándome prenda por prenda, besándome y acariciándome.

Cuando terminó de desvestirme yo lo tenía como un garrote y totalmente mojado de todas las caricias y agarradas que me le daba, ya así me dijo que me sentara y me amarró a la silla, cuando terminó se dirigió a la bodega del carro y de ahí salieron dos hombres muy bien parecidos y corpulentos con muy buenos cuerpos, se acercó hacia mí tocándolos y dejándose manosear de ellos poniendo una cara de satisfacción y de puta que nunca había conocido en ella, a mí casi se me cae la mandíbula al piso, pero ella me comunicó que era su venganza por haberle sido infiel, traté de protestar, pero fuera de gritar no podía hacer nada y así me lo expresó, de modo que me tuve que quedar callado.

Se echaron en la cama y ella disfrutaba como loca de las manoseadas que se estaban dando entre ellos, después de bastante rato de esto le ordenó a los hombres que me levantaran un poco del asiento, sacó un vibrador de buen tamaño, lo lubricó un poco nada más y me lo puso en la puerta de mi ano, jugó con mi culo un rato torturándome y diciendo lo bien que iba a gozar con esos dos hombres, mientras yo me revolcaba, no podía hacer nada.

Ya, les dijo a los hombres que me descargaran ese aparato, me entró rompiéndome el culo hasta el fondo y qué dolor. Protesté, pero ellos gozaban con mi situación y mi dolor. Con toda la calma comenzó a hacer el streap tease más espectacular que yo haya visto, bailando, vibrando, acariciándose, agarrándose los senos y pellizcándose los pezones, chupándose los senos pues son grandes y se los alcanza a besar, acariciando a los hombres, cogiéndoles la verga por encima de la ropa, cuando ella estaba totalmente desnuda le quitó la ropa a los hombres prenda por prenda, mientras los besaba se abrazaba con los dos, ya ellos desnudos también con sus vergas en alto y tiesas como palo, se arrodilló y se lo chupó al uno y después al otro.

Cuando tenía a uno de ellos en la boca, me miró y se sonrió, se subieron a la cama, se metió la verga de uno a la boca y le ordenó al otro que le besara la cuca, así estuvieron un rato, hasta que ella se vino en tal forma que se estremeció y dio un grito que se tuvo que haber oído lejos, cuando ella notó que al que se lo estaba mamando estaba por venirse, cambiaron posiciones, mamándoselo al otro hombre. Se puso en cuatro y le dijo al otro, clávame por favor.

Cumplió como le mandaron y empezó a bombear lentamente, cada vez lo hacía hasta el fondo, así ella tuvo su segundo orgasmo y él su primero, inmediatamente ella se levantó de la cama vino hacia mí se paró en el asiento, me puso su sexo en la cara y me dijo chúpatela que está deliciosa con todos los jugos de mi amigo, y no dejes escapar ni una gota yo dudé, pero me agarró del pelo y me apretó la cara contra su cuca, así lo hice, se la chupé, tomándome el semen y siguiendo con los de ella. Hasta que tuvo otro orgasmo.

Mi esposa se acostó en la cama con un hombre a cada lado, encendió un cigarrillo, mientras que ella tomaba su descanso, cada uno le besaba los senos y la boca cosa que le encanta, cuando terminó su cigarrillo se puso en cuatro otra vez y repitió la escena anterior, pero esta vez la clavaba el otro y se lo chupaba al primero que se la había gozado, hasta que se vinieron los tres al mismo tiempo, vino a donde estaba yo y me dio un beso tremendo con la boca llena de semen y me lo hizo tragar pues no me soltaba y me estaba era sofocando, terminado esto, procedió a que le chupara la cuca otra vez para hacerme tomar lo que bajaba de sus entrañas otra vez.

Tuvo su último orgasmo con las caricias de mi lengua pues me hacía que se la metiera bien adentro para dejársela limpia; se fumó otro cigarrillo mientras que sus amigos se reponían… los despidió con gran beso en la boca a cada uno y se marcharon. A todas estas yo estaba excitado sentía que mi verga se iba a reventar, ella me dijo que si se la volvía a jugar con otra mujer me iría peor, yo le contesté que por supuesto no volvería a suceder me soltó, pero sin dejarme sacar el consolador de mi culo me desamarró e hicimos el amor como un par de locos.